jueves, 28 de mayo de 2015

LA CARA OCULTA DE LA VERDAD...

"Cada uno de nosotros es una luna, con una cara oculta que nadie ve"
Mark Twain.


En estos días escuchaba embelesada la receta sobre La felicidad que mi querida amiga Mònica Darias elaboraba. Debo confesar que con una acertada nota de humor, supo ponerle tilde a aquellas cuestiones que con facilidad delatan en las redes sociales la identidad del mortal que entre fogones ajenos y propios, cocina los viejos y nuevos afectos reservando mesa en otros corazones y lares con métodos poco ortodoxos, rectifico, bastante comunes. Y es que algunos cual mosquetero, desenfunda la espada en un arrebato de reafirmación y arremetiendo de mano de la insensatez contra otros cuya vida personal la reserva para eso, para lo personal, alimenta a su ego con una puesta en escena cuya dignidad propia se ve mermada.

Igual de inverosímil y peligroso resultan las respuestas a dicha osadia. Comentarios subjetivos sobre aspectos que no se conocen, poniendo paños calientes al imprudente que necesita el aplauso virtual sin peritar los daños colaterales de su error. El despropósito, no se amortigua con la edad, las acciones chocan contra pilares construidos a golpe de desagradables sorpresas y fiascos…

Muchos acusan a la crisis de la degradación social de un colectivo, sin embargo, mi opinión particular no es otra que aquella de que, existen personas que justifican sus fallos repartiendo culpas y de una manera beligerante, descalifican y ponen en tela de juicio la imagen y seriedad de otr@s.

El arma de doble filo de las redes sociales, para algunos una plataforma y forma de colarse en las vidas ajenas con falsas identidades, deslealtades y mentiras, supone a corto o largo plazo, destapar aquello que realmente se es…

…Y, es que nadie, puede llevar mucho tiempo la máscara…


Esther Mendoza.



La mentira, cuando se convierte en una forma de vida, empobrece a la persona que la porta…